El Senador del país de Casi Jamás



OPINION /IGNACIO GONZALEZ

Un político como éste, juerguista, pendenciero y trincado “in fraganti” en un garito, con las legislativas manos en la lasciva masa.



Gomeraactualidad.com/Opinión por Ignacio Gonzalez .-Érase una vez un veterano Senador de una pequeña isla alejada y casi redonda, que después de una aburrida sesión en el Senado, en la capital del Reino de “Casi Jamás”, decidió darse un homenaje a sí mismo y se fue de putas. 

Hasta aquí todo normal, o casi, sin embargo, las voluntariosas meretrices que le atendieron no satisficieron adecuadamente sus deseos o, quizás, no pudieron, porque estaba casi borracho. El Senador, seguramente, antiguo conocido de la casa, se enfadó tanto que casi destrozó el local y se marchó sin pagar. Casi le denuncian, pero no lo hicieron, posiblemente, porque era uno de sus mejores clientes.
 

Sin embargo, paradójicamente, fue él quien se presentó ante la policía, “motu proprio”, para que lo acompañara al burdel. El policía, viendo el estado del Senador, se negó a acompañarlo a ninguna parte y menos a una casa de putas, casi a las seis de la mañana, y le recomendó que pusiera una denuncia. Pero el Senador, acostumbrado a hacer casi lo que le daba la gana en su isla, le soltó un sonoro y prepotente “usted no sabe quien soy yo” y le conminó, tajante, a seguirlo. 

A lo que el policía le respondió “casi que no”, no sólo porque no tenía ni pajorera idea de quién era, sino porque en ningún caso podía abandonar su puesto. Lo que sacó casi definitivamente de quicio al airado Senador. El sorprendido, abrumado y casi amedrentado agente tuvo que pedir refuerzos para reducir al ya, por aquel entonces, casi fuera de sí Senador, que fue detenido y trasladado a la comisaría más cercana, mientras vociferaba “a mí no me detiene ni la Guardia Civil”.

 No sabemos si en el país de “Casi Jamás” hay también Guardia Civil, o si la Benemérita lo hubiera detenido, en casi idénticas circunstancias, probablemente sí, pero lo que quedó absolutamente claro es que no fue la Guardia Civil, como creyó el casi confundido Senador, por los efectos del alcohol o la noche, quien lo detuvo, sino la Policía Nacional, por atentar contra una autoridad. 

La noticia de las rocambolescas andanzas nocturnas del Senador dio casi la vuelta al mundo, pero éste, en vez de pedir perdón a sus votantes, calificó el asunto como casi una tontería, que podía haberle pasado a cualquiera. A cualquiera que se hubiera ido de putas, se emborrachara y le pegara a un policía nacional, claro. 

Y colorín colorado este cuento casi se ha acabado, porque, a lo peor, podría ser cierto, si en el país de “Casi Jamás” hubiera un Senador tan bruto como nuestro protagonista. Estos personajes reales, que parecen de ficción, piensan que están por encima del bien y del mal y que en la vida real, como en los cuentos, se les permite todo, o que la gente es boba y se olvida de las cosas. 

A veces, la realidad supera a la ficción y en la política, más. Casi miro la prensa estos días y esta increíble fábula se parece mucho a una historia real. Un político como éste, juerguista, pendenciero y trincado “in fraganti” en un garito, con las legislativas manos en la lasciva masa, debería dimitir, por vergüenza propia. Pero si no lo hiciera, su partido debe cesarlo fulminantemente de todos sus cargos, por vergüenza ajena. La moraleja de este cuento, casi verdadero, es que todos podemos cometer errores, pero algunos, los más soberbios, no tienen la humildad suficiente para reconocerlos y disculparse por ellos. Estos siempre vuelven a equivocarse.


*Presidente Federal del Centro Canario Nacionalista, CCN

0 comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, en breve nos haremos eco del mismo y procederemos a su publicación, si la redacción de este medio lo cree oportuno.

Normas de uso (Aviso legal)
Recuerda que son opiniones de los usuarios y no de Gomeraactualidad.com

G/A.com se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que por su naturaleza sean considerados contrarios a la legislación vigente, ofensivos, injuriantes o no acordes a la temática tratada.
Gomera Actualidad

Noticias publicadas